Hoy vamos a hablar sobre cómo medir la temperatura basal y ovulación. Un ciclo saludable es la base de tu fertilidad. Y sin embargo se nos ha proporcionado muy poca información alrededor de cómo debería ser un ciclo saludable, ¿verdad? Y, ¿Por qué? Yo aun no lo sé… pero es por ello que pongo tanto esfuerzo en estos artículos todas las semanas, con los que pretendo dar toda la información que está en mi mano para educar a las mujeres sobre hormonas, fertilidad, nutrición y ciclos menstruales.

 

Sí, como mujeres, todas tenemos derecho a tener un ciclo saludable.

 

El ciclo menstrual es un signo vital. Al igual que tu temperatura, frecuencia respiratoria, frecuencia cardíaca y presión arterial, tu ciclo es un indicador de tu salud general. Piensa en el como las notas que nos daban en el cole a final del trimestre. Tu ciclo te proporciona información, cada mes, sobre tu estado de salud hormonal y general. Es por eso que el seguimiento de tus ciclos es mucho más que una forma de identificar tus días fértiles y predecir la ovulación. Es una herramienta de salud que puede ser utilizada por mujeres en edad de menstruar independientemente de si su propósito es buscar un embarazo o evitarlo.

 

Hace poco escuché un podcast en Fertility Friday (episodio 319), en que una mujer contaba que, gracias al seguimiento de su ciclo, pudo identificar en una etapa muy temprana que tenía leucemia. Fueron sus síntomas hormonales los que la alertaron y la razón por la que decidió ir a su médico y gracias a ello lo detectó en una etapa muy temprana. Su ciclo menstrual literalmente le salvó la vida.

 

¿No se te ponen los pelos de punta?

 

Es por eso que les enseño a todas mis clientas a realizar un seguimiento de sus ciclos menstruales. Además, nunca es demasiado tarde. De hecho, yo no he empezado hace tanto tiempo… Pero llevar un seguimiento de tu ciclo proporciona información de un valor tremendo.

Pero, ¿qué significa exactamente hacer un seguimiento del ciclo?

 

El seguimiento del ciclo tiene dos objetivos principales. El primero es determinar cuáles son tus días fértiles y no fértiles dentro de cada uno de tus ciclos. El segundo es determinar si ha habido o no ovulación. Para este propósito, el seguimiento del ciclo monitorea dos de tus signos fértiles: su temperatura corporal basal (TB) y su moco cervical (MC). La integración de estos dos signos en conjunto te ayudará a identificar estos dos objetivos.

 

El seguimiento del ciclo es parte del Método de Concientización sobre la Fertilidad (FAM por sus siglas en inglés), que es un método natural de control de la natalidad o, depende de por donde lo mires, un método para incrementar tus posibilidades de concepción.

 

Principalmente lo que busca es identificar en qué momento se ve a producir la ovulación para determinar cuáles son los días mas fértiles y en los que hay mayor probabilidad de que el embarazo ocurra, y por otro lado, confirmar si la ovulación ocurre o no.

 

¿Cuál es la ventaja? No tiene coste, mas que el de un termómetro. Es fácil. Y si se utiliza como medio anticonceptivo, no tiene absolutamente ningún impacto en tu fertilidad. Quiero decir, no se crea ningún tipo de desajuste hormonal.

Hoy os voy a hablar del primero de esos dos signos, LA TEMPERATURA BASAL (TB)

¿Qué es la temperatura basal de su cuerpo (TB) y por qué es importante medirla?

 

La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en reposo, normalmente durante el sueño. Si mides tu temperatura basal cada mañana, veras un cambio antes de la ovulación y después de la ovulación. ¿Por qué? Es el efecto de progesterona. La progesterona tiene un efecto termogénico en el cuerpo, aumenta la temperatura corporal. La progesterona aumenta después de la ovulación y como consecuencia de la misma y esto provoca un aumento en su temperatura basal. Tu temperatura basal permanecerá alto durante el resto del ciclo y disminuirá cuando llegue el período. Es lo que se conoce como fase lútea.

 

Este aumento de temperatura es una de las formas en que tu cuerpo se prepara para el embarazo. Similar a cuando una gallina madre incuba los huevos para mantenerlos calientes, tu temperatura basal aumenta para mantener sus huevos (en tu caso el ovulo) caliente durante la fase lútea, la segunda mitad de tu ciclo. Este efecto continuará durante el embarazo como consecuencia de la progesterona elevada (recuerda que la progesterona es la hormona de la pro-gestación, es la hormona del embarazo). Si no hay embarazo, tu temperatura bajará pasados entre 11-16 días.

 

El seguimiento de temperatura basal es extremadamente útil para identificar y confirmar la ovulación. Si estás buscando quedarte embarazada, necesitas confirmar que estas ovulando. Pero si no estás buscando un bebé en este momento, también necesitas ovular. La ovulación es un signo de salud. La ovulación es el gran evento del ciclo. Necesitas ovular para tener un ciclo saludable. Sin la ovulación no se produce progesterona, por lo tanto, no solo no puede ocurrir un embarazo, sino que sin progesterona, aparecen los desequilibrios hormonales y empiezan a aparecer muchos síntomas.

¿Cómo medir la temperatura basal?

Lo primero que debes hacer es comprar un termómetro que mida dos decimales. Puedes encontrarlo en farmacia o puedes comprar uno en Amazon, y son bastante asequibles. Uno como este que cuesta menos de 15 euros, no caigas en la trampa de comprarte uno por 80. Tómate la temperatura de una de estas tres ubicaciones: boca, axila o vagina. Yo, por ejemplo, me la tomo en la boca y la mayoría de las mujeres prefieren de esta manera, pero esa es una elección completamente personal. Eso sí, cualquiera que elijas lo debe mantener. Es decir, mídetela siempre en el mismo lugar.

 

1. Tómate la temperatura a primera hora de la mañana:

Antes de levantarse de la cama, después de un mínimo de 5 horas de sueño consecutivo. Si te levantas de la cama y caminas, tu lectura no será precisa. Si te quedas en la cama, despierta remoloneando, tu lectura no será precisa. Pon el termómetro en la mesita de noche o encima de su despertador para que no se te olvide.

Sé que a veces dormir 5 horas consecutivas no es realista, especialmente si ya tienes hijos. Pero, en cualquier caso, no dejes de medir. Si la temperatura es anormal, puedes marcarla como “cuestionable” y hacer una anotación al margen.

2. Deja el termómetro durante 10 minutos antes de hacerlo funcionar

Lo sé, lo sé … No parece ideal ni fácil tumbarse en la cama durante 10 minutos con un termómetro metido en la boca. Pero, la principal queja de las mujeres que comienzan a medir su temperatura es que estas no son estables y tienen muchos altibajos que no tienen idea de cómo interpretar. Mantener el termómetro en la boca durante 10 minutos estabilizará tus mediciones.

¿No te convence? ¡No hay nada como probar! Prueba a medirte 3 veces durante esos 10 minutos y ya verás cómo cambia tu temperatura.

Si, también puedes hacerlo a primera hora de la mañana, si tener el termómetro en la boca durante 10 minutos. De hecho, si el tenerlo 10 minutos en la boca o axila va a marcar la diferencia entre hacerlo o no hacerlo, entonces no lo esperes. Simplemente ten en cuenta que es normal que veas más picos en tus lecturas y mediciones menos estables.

3. Tómate la temperatura aproximadamente a la misma hora todos los días.

Tu temperatura basal aumenta cada 30 minutos de sueño adicional. Si te despiertas a las 7 de la mañana una mañana y otra a las 9:30, lo normal es que veas cambios en la temperatura. Dicho esto, hay que ser prácticas en esta vida y tener un enfoque realista. Por lo que te sugiero que hagas no dejes de medirte y hagas una nota al margen y/o la marques como “medida cuestionable”.

 

No existe una tabla perfecta y es probable que tenga más de una temperatura cuestionable en cada ciclo, así que es más sencillo hacer anotaciones al margen para que pueda interpretar en consecuencia.

¿Qué otros factores pueden afectar mis mediciones de temperatura?

Hay muchas otras cosas que pueden hacer que tu temperatura cambie además de la ovulación. Aquí hay una lista de todas las cosas que pueden aumentar tu temperatura basal:

  • Estrés
  • Enfermedad
  • Fiebre
  • Trabajo por turnos, vigilia nocturna o sueño inquieto
  • Consumo de alcohol la noche anterior.
  • Viajes, vuelos, cambios de zona horaria y cambios de horario de verano
  • Intolerancias alimentarias, alergias estacionales y sensibilidades alimentarias.
  • Tomar la temperatura después de levantarse de la cama.
  • Beber agua por la mañana o té si te tomas la temperatura por vía oral.
  • Cambiar la ubicación del lugar donde toma la temperatura (por ejemplo, de forma oral a axilar)
  • Cambio de termómetros en la mitad del ciclo.

 

Cada mujer es diferente y, por lo tanto, la forma en que estas cosas te afectan puede ser completamente diferente de otras mujeres. A medida que vayas avanzando y apuntando tus temperaturas, también aprenderás qué efecto particular tienen estas cosas en ti y en tus lecturas de temperatura.

¿Cómo puedo confirmar la ovulación?

Lo que buscamos ver es cambio claro y obvio en tu temperatura preovulatoria y post-ovulatoria. Cualquiera debería poder mirar sus gráficos y ver el este salto de bajo a alto. Sin embargo, para confirmar la ovulación con la temperatura basal necesitas de 3 a 6 temperaturas preovulatorias consecutivas (normales). Normal significa que no son altos debido a enfermedad u otros factores como los definidos anteriormente. Con estas temperaturas normales se marca una línea base (muchas aplicaciones la dibujan automáticamente).

 

Se confirma la ovulación cuando observan 3 temperaturas normales que son más altas que tus 6 temperaturas preovulatorias normales anteriores.

 

Abajo te adjunto una imagen en la que los veras con mayor claridad.

Gráficos de temperatura basal

gráfico temperatura basal

gráfico temperatura basal

 

Consejo: Si estás enferma y tus temperaturas no tienen sentido, recuerda que sigues buscando 3 temperaturas normales que son más altas que sus 6 temperaturas preovulatorias normales anteriores. Si tus temperaturas son cuestionables debido a los factores que mencionamos anteriormente: (i) espera tres días hasta que tus temperaturas comiencen a estabilizarse y tengan sentido nuevamente y (ii) utiliza tus mediciones junto con las observaciones del moco cervical para confirmar.

 

Algunas mujeres usan gráficos en papel, otras usan aplicaciones telefónicas. Si deseas utilizar una aplicación, hay muchas disponibles y no hay una mejor que la otra. Te puedo recomendar Kindara, pero porque es la que conozco y la que uso. Pero se que hay muchas más.

 

Algunas aplicaciones usarán algoritmos para predecir la ovulación, así como tus días fértiles. Yo personalmente no uso esas funciones, y no recomiendo a mis clientas que las usen. Incluso con los mejores algoritmos disponibles, solo un cambio de temperatura puede confirmar la ovulación. La ovulación solo puede confirmarse mediante el seguimiento del ciclo y después de que haya sucedido. No hay una forma realista de predecir la ovulación a través de algoritmos, ya que hay muchas cosas que pueden afectar a tu ciclo y a si ovulas o no, como el estrés, enfermedad, un viaje, infecciones, falta de sueño, ejercicio o estado nutricional. Y somos tan únicos que no existe un algoritmo que pueda ayudarte a darte esa información con precisión.

 

Hacer un seguimiento de tu temperatura basal junto con observaciones de tu moco cervical (hablaremos sobre el moco cervical en la próxima publicación), es la mejor manera de entender cómo funciona tu ciclo y sus patrones de ovulación.

 

Como dije al comienzo de este artículo, un ciclo saludable es la base de tu fertilidad. Y el seguimiento del ciclo es la mejor herramienta para ayudarte a entender si tu ciclo es saludable o no.

¿Quieres saber más sobre el seguimiento del ciclo?

Enseño el seguimiento del ciclo a todas mis clientes que están tratando de concebir, si quieres saber más y quieres incorporarlo a tu práctica diaria, te animo a que chequees mis dos programas a través de Optimiza tu Fertilidad y Trimestre Cero a traves de ESTE LINK y agendes una Sesión de Evaluación AQUÍ.

 

 

Firma

¿Quieres saber cuál es el paso #1 que debes tomar para Equilibrar tus Hormonas, Regular tus Ciclos y Aumentar tu Fertilidad?

Welcome to the Wellness Coaching Solutions Community! Please make sure to check your inbox, you will be getting my ebook and more news soon!

Pin It on Pinterest

Share This